jueves, 25 de octubre de 2007

TOMO 05: TARIFA, COSTO DE OPERACION Y MANTENIMIENTO

TOMO 5: COSTOS DE OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO

5.1.- INTRODUCCION
Las tarifas se usan para recuperar costos y lograr estabilidad financiera y también para la asignación de los escasos recursos del sector, distribución equitativa de los ingresos y viabilidad fiscal. Sin embargo, aún las tarifas diseñadas de la manera más prolija no llegan a cumplir todos estos objetivos sin que haya concesiones entre ellos.
El principio fundamental es que los beneficiarios de un servicio público deben pagar los costos. Si bien existe controversia sobre qué tipos de costo debe cubrir la tarifa, una empresa debe cubrir sus costos de operación y mantenimiento, capital, préstamos de corto plazo y fondos de reserva. La magnitud de estos costos se determina por la calidad del servicio que provee, lo que a su vez está influenciado por factores institucionales y técnicos.
Los centros de costos, una modalidad contable para desagregar costos en unidades discretas o por actividades, facilitan el diseño de las tarifas. Pero el establecimiento de las tarifas también debe tomar en cuenta la eficiencia de las operaciones, el agua no contabilizada, la competencia institucional de la empresa y la predicción precisa de la capacidad y voluntad de pago de los usuarios.
Una vez que se han identificado correctamente los costos del servicio de agua, se debe seleccionar el método adecuado para recuperarlos. Los dos métodos más usados son el pago por medición del consumo y la tarifa única. Al final, se debe elegir el método o combinación de métodos que le resulte más beneficioso.

5.2.- CONCEPTOS DE TARIFA
La tarifa de los servicios de agua y alcantarillado, que es el precio adecuado que el usuario espera pagar, puede tener varios objetivos: recuperación de costos y financiamiento sustentable, asignación eficiente de los escasos recursos del sector, distribución del ingreso y viabilidad fiscal

5.3.- ASPECTOS OPERACIONALES
• Costos incluidos en la tarifa
• Clases de usuarios
• Eficiencia de la operación
• Voluntad y capacidad de pago

5.3.1 Costos incluidos en la tarifa
El principio subyacente de los cobros directos por los servicios públicos es que el costo de estos servicios debe ser recuperado de los beneficiarios. Las tarifas se convierten así en el mecanismo establecido para esta recuperación.
Existe un amplio debate sobre los costos que deben incluirse en las tarifas. Se discuten algunas combinaciones que pueden aplicarse en la mayoría de las empresas. Si se recupera el total de los costos de proveer el servicio, la empresa puede funcionar como una entidad completamente auto sustentable.

A. Costos de operación y mantenimiento
Lo mínimo que se espera de la mayoría de las tarifas es la recuperación completa de los costos de Operación y Mantenimiento (O&M), los cuales pueden clasificarse en las siguientes categorías:
• Planilla de sueldos
• Consumo de energía
• Combustibles, lubricantes y compuestos químicos
• Misceláneos
Planilla de sueldos
Los costos de la planilla de sueldos cubren los salarios, bonos y subsidios que se pagan a los empleados por el trabajo realizado y los costos de los beneficios laborales, tales como las vacaciones, licencias por enfermedad, feriados, pensiones, y seguro social, médico y de vida.
Consumo de energía
Esta categoría incluye el costo de operar las bombas y cualquier otro equipo eléctrico (e.g. máquinas de oficina y de aire acondicionado) e iluminación. Los costos del consumo de energía están relacionados con el nivel de servicio que se ofrece y solo una mínima porción de estos costos son fijos.
Combustibles, lubricantes y compuestos químicos
Los costos en esta categoría se refieren a los vehículos de O&M, equipo mecánico y procesos de tratamiento.
Materiales, suministros y equipos
Estos costos son para ítemes consumidos durante un año presupuestado. Los costos del equipo pueden incluir un componente para los activos que se usan durante más de un año pero cuya vida útil es relativamente corta (costos de capital).
Misceláneos
Esta categoría sirve para asegurar que los costos de O&M no incluidos en alguna de las categorías antes mencionadas sean parte del total que debe ser recuperado a través de la tarifa. Los costos misceláneos incluyen lo siguiente:
• Seguros de propiedad y obligaciones
• Gastos de regulación
• Pagos de alquiler o leasing por propiedades no fácilmente clasificables por función
• Cobertura de deudas incobrables
• Contribuciones al fondo de reserva para capital de trabajo
• Contribuciones al fondo de reserva para emergencias.
Si las prácticas contables de la empresa abastecen estas provisiones y el presupuesto es amplio, el monto de los cuatro últimos costos mencionados puede ser muy alto. En general, una cobertura para deudas incobrables es el monto cargado por año a los usuarios del sistema por ingresos no cobrados en años anteriores o un monto esperado durante el año corriente. Las contribuciones al capital de trabajo e intereses de corto plazo son cargos a los usuarios del sistema para cubrir fondos gastados en determinado año para compensar déficits del flujo de caja. Las contribuciones para reservas de emergencia son cargos a los usuarios para cubrir gastos de reparaciones inesperadas o para cubrir déficits en caja que son difíciles de predecir.
Normalmente, los sistemas tarifarlos se diseñan para recuperar el total de los costos de O&M. Lo más importante es asegurar que todos estos costos se identifiquen. Las categorías descritas anteriormente son convenientes, pero cualquier clasificación lógica y comprensible será suficiente. Se debe elegir el sistema que cumpla mejor con los requerimientos de la empresa o programa.

B. Costos de capital
El costo de las inversiones en bienes de capital a largo plazo debe incluirse en el planeamiento financiero y en la recuperación del costo. Los bienes de capital son las bombas, estaciones de bombeo y plantas de tratamiento que tienen una vida útil de varios años. Los activos no físicos tales como los derechos sobre el agua y el terreno, cuya vida útil no tiene límite, también representan inversiones. Las convenciones contables usan dos métodos para estimar los requerimientos de capital para el financiamiento: el enfoque del flujo de caja (basado en la caja) y el enfoque de la valoración de activos (basado en costos).
En el enfoque del flujo de caja, las facturas y gastos se muestran a medida que ocurren, seguidos de flujos de salida de acuerdo con el cronograma de amortización del préstamo (neto y con intereses). Los costos de capital están sujetos a las tasas de interés, períodos de gracia, etc.
En el enfoque de la valoración de activos, los costos de capital se estiman usando técnicas de depreciación y estableciendo la tasa de retorno requerida en los activos. La depreciación es el valor de los activos fijos consumido durante un período contable. Usualmente se calcula tomando como base cuentas anteriores. Por ejemplo, si se espera que un activo tenga una vida útil de 40 años, 1/40 de su costo se asigna a cada año durante 40 años. Otra forma de calcular la depreciación es aplicando un porcentaje fijo a una escala de amortización. El costo de retorno de los activos es el porcentaje del valor del activo fijo depreciado (capitalización total representando el costo de capital) igual al monto requerido para cubrir los costos de capital. La tasa de retorno esperada por las autoridades públicas puede ser vista como un parámetro del desempeño. Mientras más alta es la tasa, más alto es el requerimiento del costo. El superávit creado por la tasa de retorno puede o no ser suficiente para activos futuros. Esto dependerá de la estructura del capital existente y del flujo de caja.
Ambos enfoques pueden involucrar políticas de decisión por encima de la empresa pública. La tasa de retorno de los bienes de capital puede basarse en comparaciones con otras empresas públicas en el país o en el extranjero. Frecuentemente, los préstamos los negocia el gobierno mediante acuerdos bilaterales y multilaterales y los detalles de las tasas de interés y cronograma de pago se transfieren luego a la empresa pública involucrada.
La selección del método para calcular los costos de capital dependerá de la sofisticación del sistema de contabilidad de la organización. Será difícil hacer una correcta valoración de activos si sus archivos no están actualizados o no reflejan el valor real de los bienes de capital depreciados.
Otro punto que debe ser considerado en el cálculo de tarifas es que los bienes de capital de corta vida (por ejemplo, automóviles) deben ser cubiertos por una política que los defina ya sea como capital o como un gasto de O&M.
Intereses de operación (corto plazo)
Reservas de fondos

C. Gastos por intereses de operación
El interés de operación es el costo de préstamos de corto plazo para cubrir déficits del flujo de caja que resultan de operaciones comerciales deficientes (e.g. facturación y cobranza) o de fallas al definir los límites correctos de los fondos de operación o por mala administración de estos fondos. El interés de operación es un costo legítimo que se debe recuperar con la tarifa. Sin embargo, si es un costo históricamente alto o ascendente, puede ser más prudente establecer fondos especiales (véase el siguiente párrafo) que continuar con los préstamos.
Pedir préstamos para financiar todo o gran parte de los costos de O&M es una mala práctica que debe evitarse. Algunas empresas ponen todos los gastos por intereses en un ítem de una sola línea sin diferenciar entre el interés de operaciones y el interés de gastos de capital. Si el interés debe recuperarse mediante la tarifa, es necesario tener cuidado de clasificar el tipo de interés correctamente.


D. Reservas de fondos
Muchas estructuras tarifarías permiten que los ingresos se depositen en fondos especiales. Ejemplo de ello son los fondos para gastos de O&M (fondos de capital de trabajo para cubrir diferencias en el flujo de caja) y fondos de reserva para emergencias o contingencias (para cubrir reparaciones de emergencia u otros gastos impredecibles, e.g., un incremento en el costo de la electricidad).
Otros fondos son las reservas que usualmente se estipulan en los préstamos a largo plazo. Uno de estos fondos es la reserva para deudas, la que se establece con una cantidad igual al pago anual amortizado que se requiere para cubrir la deuda. Podría fijarse con parte del monto inicial del préstamo o con una cantidad acumulada proveniente del ingreso de algunos años.
Cualquiera sea el modo como se haya establecido la reserva, su fondo sólo debe usarse para pagos de la deuda. Es decir, si la empresa no puede cubrir los pagos de la deuda, se debe recurrir al fondo y crear nuevamente la reserva. Si el fondo permanece intacto durante la mayor parte de la deuda, puede usarse para pagar la deuda antes de lo establecido.
Otro fondo es aquel para pagar inversiones de capitales rutinarias pero difíciles de predecir. Las extensiones de tuberías troncales o de los sistemas de alcantarillado y las modificaciones o mejoras de las estructuras son ejemplos de lo que cubren tales fondos.
El nivel de los fondos de reserva puede determinarse de acuerdo a datos anteriores y por el proceso de planeación del presupuesto.
Es importante limitar tales fondos a proyectos que puedan concluir (o que la inversión se gaste) durante el presupuesto anual.

E.Costos de medición y conexiones
Las conexiones domiciliarias y la compra e instalación de medidores pueden originar considerables gastos de capital para las empresas. En general, se considera que los costos de las conexiones individuales son responsabilidad del usuario. Los costos de medición y otros costos de la conexión pueden ser asumidos por el usuario o por la empresa que puede recuperarlos a través de la tarifa. Al asumir estos costos, la empresa ejerce mayor control al instalar productos estandarizados que reducen el costo inicial de los consumidores y por lo tanto, atraen más clientes. El problema es que estos costos podrían ser altos y representar una carga para la empresa.
B. Retorno de la inversión
Los sistemas de recuperación de costos se han diseñado para incluir un retorno de la inversión (RI) mayor que los requerimientos de costo de capital para crear un superávit (costos de capital) que las empresas usan frecuentemente como contingencia ante costos inesperados. Si se produce un superávit, puede usarse para estabilizar las tarifas de los próximos años a fin de financiar gastos de capital o para pagar deudas.
En teoría, el RI debería recuperar sólo el costo de oportunidad del capital. Se debe defender la recuperación sin ningún superávit; la mayoría de las empresas brinda servicios sin procurar superávit. El objetivo de considerar el RI al calcular las tarifas es el de comparar el retorno con la inversión en otros sectores.
5.3.2 Clases de usuarios
Las clases de usuarios son categorías que emplean las empresas para agrupar a sus clientes. Estas categorías se determinan por características, tales como variaciones en la facturación, pagos, capacidad de los medidores y por la necesidad de controlar y regular el servicio. Cada empresa decide el número y designación de sus usuarios, pero la mayoría tiene las siguientes categorías :
• Residencial
• Comercial
• Industrial
• Institucional
• Gubernamental
• Mayoristas
El cuadro 1 presenta combinaciones de clases de usuarios dentro de las categorías identificadas anteriormente.
Designación primaria de clases de usuario o cliente
Residencial, comercial, industrial, institucional, gubernamental y mayorista
Designación secundaria dentro de la clase
Predio unifamiliar o multifamiliar
Conexión directa dentro de la vivienda o establecimiento
Servido directamente mediante conexión externa
(e.g. instalación en el patio)
Servido mediante tanque vertical o tanque de ruta
Servido mediante camión cisterna o vendedores
Usuarios de bajo nivel (i.e., servicio mínimo)
Usuarios con fuente propia
Designación terciaria dentro de la clase
Cuentas medidas o de cobro fijo
Cuentas de servicio libre
Cuantas privadas
Cuadro 1: Diversas clases de usuarios

La designación de la clase de usuario dependerá de la complejidad del servicio y de cualquier otro requerimiento administrativo o legal. Por ejemplo, la clase de clientes individuales será suficiente para un sistema que sirve a clientes con un mismo patrón de uso. Por el contrario, se necesitarán diversas designaciones de usuarios para los clientes que tienen variaciones significativas en el uso o cuando los servicios se brindan a otras empresas e industrias.
La variación de las designaciones se indica en el cuadro 1. Las designaciones secundarias y terciarias indican las posibles subdivisiones basadas en el nivel de servicio y en requerimientos legales y administrativos. Los usuarios residenciales, los que representan el mayor número de cuentas en casi todos los sistemas, pueden subdividirse en una o más designaciones secundarias o terciarias tales como cuentas medidas o de cobro fijo.
Un grupo más complejo de clases de usuarios resultaría de dividir la designación primaria en una o más designaciones secundarias, indicando cuál de estos podría describirse como cliente con medición, de cobro fijo, o con cuenta libre.
Generalmente, las empresas industriales y comerciales son los mayores usuarios del servicio y constituyen una clase separada de usuarios.
Las empresas de saneamiento con sistemas tarifarios formales usual- mente usan el tamaño del medidor para definir estas cuentas; si no se utiliza un sistema de medición, se asigna una cuenta con código especial.
Las cuentas institucionales (colegios, hospitales, templos e instituciones de caridad) y las cuentas del gobierno (oficinas públicas y locales de propiedad estatal) por lo general muestran el mismo patrón de uso que las cuentas residenciales, comerciales o industriales. Reciben una designación separada por la forma como se les cobra, monitorea y regula el servicio. Lo mismo ocurre con los clientes mayoristas o grandes usuarios que tienen un contrato especial con la empresa de agua. A menudo, ellos a su vez son empresas de agua que se abastecen mediante un servicio masivo, pero es usual que las empresas tengan muy pocos clientes clasificados como mayoristas.
La designación de clases de usuarios depende del tamaño y mezcla de clientes, complejidad del servicio, variaciones de la demanda, requerimientos legales o acuerdos especiales y del método que se emplee para la recuperación de costos.

5.3.3 Eficiencia de la operación
Una consideración importante que frecuentemente se pasa por alto al establecer el sistema tarifarlo es la eficiencia de la operación. Los clientes reaccionan favorablemente ante un buen servicio y desean pagar por él. Por el contrario, un servicio deficiente genera una oposición general al establecimiento o revisión de la tarifa.
Las empresas deben ser honestas al evaluar su posición con respecto a las poblaciones servidas, ya sea mediante encuestas a muestras de usuarios o auditorias hechas por ellos mismos o por consultores externos. Si se descubren deficiencias, deben rectificarse, si es necesario con fondos adicionales como parte de un nuevo plan de financiamiento o estructura tarifaria.

5.3.4 Voluntad y capacidad de pago
Un tema que subyace al diseño de tarifas es la voluntad de los clientes por pagar lo que les corresponde por un buen servicio. La clave son las expectativas del consumidor y la práctica aceptada. Las expectativas difieren; lo que es aceptable para los usuarios de un área puede no ser totalmente aceptado en otra. Las prácticas del pasado frecuentemente influyen en las expectativas del cliente. Por ejemplo, si antes los servicios de agua y alcantarillado se ofrecían por un costo simbólico o libre de costo, los planificadores no pueden esperar que los usuarios acepten fácilmente la idea de pagar por estos servicios.
La voluntad de pagar debe evaluarse cuidadosamente cuando se diseñan tarifas basadas en la recuperación del costo. Se debe evaluar la práctica anterior, el nivel del servicio que se va a brindar, el ingreso familiar y el monto y tipos de costos que se van a recuperar.

5.5.- ESTRATEGIAS Y METODOS PARA LA RECUPERACION DE COSTOS
5.5.1 Estrategias para la recuperación del costo
Una estrategia para recuperación del costo incluye tanto los sistemas y las prácticas usadas para medir el servicio, como el cálculo y cobro de los pagos. En un extremo del espectro están los servicios gratuitos de muchos sistemas rurales subsidiados por el gobierno. En el otro extremo están los sistemas que recuperan la totalidad o gran parte de sus costos mediante las tarifas.
Existen algunos axiomas sobre la recuperación del costo y el diseño de tarifas que es importante revisar:
Si los servicios de agua y alcantarillado se han proporcionado por un precio muy bajo o nulo, la imposición de la tarifas no será aceptada fácilmente al inicio. Por lo general, se necesita realizar campañas educativas y mejoras en la calidad del servicio para ganar aceptación y asegurar el pago oportuno.
Ningún servicio es realmente gratuito. Si se proporciona sin ningún cobro, el proveedor del servicio debe tener el apoyo de fondos externos. Para las entidades gubernamentales, esto implica negociaciones entre sectores competitivos de la infraestructura, los que son necesarios para alentar los objetivos del desarrollo nacional, regional o local.

Selección de estrategias
Existen sólo dos formas de recuperar el costo directa e indirectamente. La recuperación directa se basa en la cuantificación de las unidades del servicio provisto y su cobro correspondiente.
La recuperación indirecta se basa en el concepto de que todos los consumidores tienen derecho a beneficiarse de los servicios de agua y alcantarillado, sin considerar el costo.
Algunas estrategias claves para recuperar los costos son:
• Las bases para imponer cobres deben ser fáciles de explicar y el nivel de tarifas debe ser equitativa y de fácil entender.
• Los métodos de cobranza deben estar basados en prácticas aceptadas y en métodos ampliamente conocidos.
• Antes de implementar la tarifa, la entidad responsable de su diseño y cobranza debe explicar el objetivo y las razones del cambio en las tarifas.
• La entidad debe reconocer que después de la implementación surgirán reclamos justificables, por ello, establecerá mecanismos para manejarlos eficientemente.
La recuperación directa del costo en los sistemas de agua puede basarse en cantidad, presión, elevación, disponibilidad, ubicación y pureza del agua. Generalmente, si los niveles de servicio pueden definirse fácilmente por clase de usuario, la cantidad representa la medida más conveniente. Para los sistemas de alcantarillado, se tendrán en cuenta los niveles de cantidad, y la calidad biológica, química y tóxica de la descarga.
La recuperación indirecta del costo tanto para agua como para aguas residuales, puede basarse en los ingresos del gobierno, en varias formas de impuestos, servicios privatizados, valores estimados o inclusive en el trueque.
Los métodos de recuperación del costo que tienen éxito presentan las siguientes características:
• Son adecuados al tamaño y complejidad de la empresa y al contexto socioeconómico en el que se provee el servicio.
• Son fáciles de entender por aquellos que pagan los costos.
• Son aceptados por las entidades gubernamentales y están dentro de su capacidad institucional.
• Son implementados sin problemas y se administran fácilmente.
• Muestran una relación equitativa entre la asignación de costos del servicio y las diversas clases de usuarios.
• Poseen un mecanismo interno que compensa las variaciones del servicio.

5.5.2 Métodos de recuperación de costos
A. La medición basada en el consumo real
Los medidores tienen muchas ventajas. Entre las principales está el hecho de que medir la cantidad del servicio implica imparcialidad, y que los costos de capital y de O&M de los medidores no son tan elevados en comparación con otros costos de la empresa. Los medidores de agua están disponibles en una amplia gama de precios, son relativamente simples de instalar y requieren un mantenimiento periódico mínimo. El consumo que registran aparece en un recibo, lo que permite a los usuarios entender rápidamente la analogía con una caja registradora. Otra ventaja es que la empresa ejerce control alentando la venta de agua mediante el uso de tasas decrecientes por bloques (cobrando menos por unidad a medida que el total del consumo se incrementa). Promueve la conservación incrementando la tasa por bloques y regula las demandas picos (por lo general con base estacional) mediante políticas de precios. La empresa también puede imponer cobros más altos a los usuarios grandes. La principal desventaja con los medidores de agua es que el mantenimiento mínimo por lo general deviene en ningún mantenimiento. La empresa debe tener una unidad de mantenimiento para instalar, probar, reparar y reemplazar medidores; también debe tener un almacén de medidores nuevos; un sistema de registro para controlar la instalación, reparación y prueba; y vehículos especiales para el trabajo de campo. Algunas empresas evitan el mantenimiento usando medidores descartables. Generalmente son de muy bajo costo, no pueden ser calibrados ni reparados y se usan con el conocimiento de que serán desechados una vez que dejen de funcionar. Además del personal de mantenimiento, la empresa debe contar con lectores de los medidores y con un sistema para transferir la lectura de los mismos al centro de facturación y para notificar a la unidad de mantenimiento qué medidores necesitan reparación o reemplazo. Para responder a las quejas de los usuarios, la empresa debe estar lista para releer los medidores y rectificar los recibos si los reclamos resultan válidos. La duda sobre la exactitud de los medidores puede generar resistencia en los usuarios hacia el mecanismo de recuperación del costo y si no se resuelve con rapidez puede motivar daños intencionales a los medidores y conexiones ilegales.
La medición del desagüe del usuario residencial, comercial o de la pequeña industria por lo general ha sido insatisfactoria. Los sólidos, grasas y demás componentes del desagüe suelen obstruir los medidores y causan fallas de registro o simplemente dejan de funcionar. La recuperación del costo se basa en la premisa de que un porcentaje del agua medida que se entrega a los usuarios es devuelta como desagüe. Para la mayoría de los usuarios, estos porcentajes generalmente se calculan mediante estudios de ingeniería. Para los usuarios industriales especializados o muy grandes, la medición será adecuada y, en algunos casos, necesaria no sólo para medir la cantidad de la descarga, sino también la tasa del flujo.
Las agencias de préstamo internacional favorecen la medición del consumo, especialmente para el servicio de abastecimiento en ciudades medianas y grandes. La instalación de medidores ha sido un requisito de muchos proyectos de asistencia técnica internacional porque se considera que es una herramienta para controlar el consumo a través del precio. Los medidores hacen que los usuarios participen en el mercado del agua, donde los costos del servicio se hacen explícitos a través de las tarifas.
B. Tarifas únicas
La recuperación del costo mediante la tarifa única es fácil de implementar, administrar, alterar y explicar a los consumidores, además proporciona flujos de caja predecibles. Es adecuada para empresas con una sola clase de usuarios (o de pocos usuarios) y sin capacidad de medición. Toda el agua se vende a una tasa fija que por lo general se ajusta al tamaño de las conexiones. La principal desventaja de la tarifa única es la falta de responsabilidad ante el desperdicio de agua. Esto no es tan problemático cuando la mayoría de los consumidores tienen necesidades uniformes y limitadas. Se pueden incorporar pagos adicionales a la tarifa única por uso extra, como por ejemplo, el riego de jardines.
Las tarifas únicas son más apropiadas para desagües que para agua si el servicio de abastecimiento de agua no es medido. En los sistemas donde existe medición, se cobra un porcentaje de la tarifa única por el servicio de alcantarillado.
C. Accesorios sanitarios
La recuperación del costo basada en el número de accesorios sanitarios ( e.g. lavatorios, duchas, calentadores de agua) es una práctica aceptada, especialmente cuando no existe medición. Tiene la ventaja de parecer equitativa, ya que se asume que los accesorios de un local usarán aproximadamente la misma cantidad de agua en otro. La mayor desventaja es el tiempo y el costo necesarios para realizar el inventario inicial de accesorios y establecer cobros a los usuarios relacionando la cantidad de aparatos con las unidades de flujo. Más aún, una vez que tal sistema se establezca, es difícil actualizar la base de datos a intervalos regulares. Esto origina que muchas empresas no cumplan con este requisito.
D. Impuestos/fondos del gobierno
La entidad gubernamental que opera la empresa podría tener una política que establezca que todos los costos del servicio de abastecimiento de agua y alcantarillado se obtengan de impuestos generales u otras fuentes de ingreso.
Es frecuente la existencia de impuestos especiales para los servicios de abastecimiento de agua y alcantarillado en muchas ciudades de los Estados Unidos. Durante décadas el Reino Unido ha usado una sobrecarga al impuesto a la propiedad conocida como tasa de agua. La autoridad en impuestos cobra los impuestos distritales mediante las entidades gubernamentales correspondientes. Existe poca documentación sobre esta práctica en países en desarrollo, pero tampoco hay evidencia de que se prohíban impuestos sociales para proveer servicios básicos.
Los fondos del gobierno liberan a las empresas de servicio del costo administrativo de la recolección de los ingresos, pero las priva de influenciar sobre los usuarios mediante los mecanismos del precio y de motivarlos para realizar sus operaciones eficientemente. Una desventaja de los países en desarrollo es que los organismos gubernamentales no efectúan sus pagos unos a otros con rapidez; rara vez transfieren los ingresos por impuestos. Adicionalmente, bajo condiciones económicas difíciles, las restricciones del gobierno podrían llevar a una falta de fondos para O&M y, en consecuencia, al deterioro de los sistemas. En tales épocas, las empresas que controlan sus finanzas estarán en mejor posición para reaccionar a las necesidades del sistema y planificar posibles disminuciones de sus fondos.

E. Impuestos sobre otros cobros
Uno de los métodos menos comunes de recuperación del costo es el de combinar la facturación de los servicios de agua y alcantarillado con otra empresa, la mayoría de las veces con la que brinda servicio eléctrico. Esto puede ser tanto un pago directo o un sobreimpuesto en la facturación de la empresa primaria.
El problema es que muchos usuarios que reciben servicio de agua y alcantarillado pueden consumir muy poco o nada de electricidad. Efectivamente, los grandes consumidores de electricidad pagan su consumo más parte del consumo de los usuarios pequeños del servicio de abastecimiento de agua y alcantarillado. Esta práctica representa un impuesto a los usuarios de mayores ingresos.
Esto puede producir ingresos adecuados pero es difícil justificarlo si se considera la equidad, ya que muchos usuarios de bajos ingresos recibirán prácticamente servicios gratis de agua potable y alcantarillado. Este método de recuperación del costo es válido solo con el argumento de la capacidad de pago y requiere estudios cuidadosos.
F. Servicio privatizado
Se usan muchos métodos para abastecer agua a los usuarios que no tienen conexión directa al sistema de distribución de agua. Estos van desde captación de agua de lluvia, captación de pozos profundos y superficiales, bombas manuales, desviaciones de corrientes de agua y tanques verticales, hasta camiones cisterna e instalaciones de almacenamiento comunal. El servicio se provee a un costo muy bajo o gratuitamente. Muchas empresas perciben rápidamente que a medida que la demanda aumenta con el crecimiento poblacional, el proveer un servicio gratuito excede los límites de su capacidad. Generalmente las empresas encuentran una solución incentivando la distribución mediante franquicias o vendedores privados. Los costos se recuperan de las licencias de los vendedores y de las franquicias. El pago de la franquicia cubre todo o parte del costo de proveer agua; quien adquiere la franquicia es responsable por la O&M de la instalación, usualmente un tanque vertical público.
A pesar de que los ingresos por ventas en surtidores en cierta medida recuperan costos, es difícil controlar la cantidad de agua que retiran los vendedores.
La empresa debe asegurarse que se distribuye agua de calidad aceptable y que no hay ganancia a expensas de los usuarios. También se debe reconocer que cobrar por servicios que antes brindaban gratuitamente puede provocar reacciones adversas.
G. Cobros por conexión
Los cobros por conexión es un método para sufragar los costos de capital. Los cobros por conexión se gravan por unidad de capacidad, usualmente una vivienda estándar. Un sistema de abastecimiento de agua construido a un costo de $500 000 que sirve a 2 000 viviendas cobrará $250 por vivienda. El pago podría ser al contado o en cuotas. Si se permite que los consumidores financien sus conexiones no existirán ahorros adelantados de los requerimientos de capital; estos costos se recuperarán en la tarifa general.
Una variación sería cobrar a cada vivienda una tarifa única y financiar el balance con un préstamo. Otra alternativa podría ser que cada usuario compense un porcentaje del costo de capital en trabajo o materiales en vez de dinero efectivo. Los avalúos son cobros que reflejan el valor añadido a la propiedad por las instalaciones de agua y desagüe. Se establecen de acuerdo al área de la propiedad o la longitud del frente a la calle. Los cobros se efectúan en un solo pago, en cuotas o en contribuciones de trabajo y materiales.


5.5.- CALCULO DE COSTO DE OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO DE SISTEMA DE ABASTECIMIENTO DE AGUA SUBTERRANEA
5.6.- CALCULO DE COSTO DE OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO DE SISTEMA DE ABASTECIMIENTO DE AGUA SUPERFICIAL
Conclusión
• Actualmente los métodos mas difundidos son la medición y los cobros en un solo pago o una combinación de ambos.
• El método a utilizar por una empresa será el que se adapte a sus necesidades.